NACIONALISMO: La Patria organizada para el rescate de su SOBERANIA

PARTIDO NACIONALISTA DE PUERTO RICO
MOVIMIENTO LIBERTADOR

viernes, 8 de marzo de 2013

“La mujer es la madre física y moral de la nacionalidad.”*

por Liana Irizarry
 
En Puerto Rico, como en otras partes del mundo hay hom­bres que entienden que la mujer nació para atender la casa y cuidar los niños. Así se expresó, hace unos días, el senador del Par­tido Nuevo Progresista, Carmelo Ríos. Aunque luego intento explicar sus expresiones, conocemos lo que dijo y lo que eso significa.
 
Lolita Lebrón, Blanca Canales e Isabel Rosado

Entiendo que este senador no haya leído a Don Eugenio María de Hostos y por eso no conoce este pensamiento: “La razón no tiene sexo; es la misma en el hom­bre como en la mujer”. Con esto el pensador de América dejó claro que la mujer tiene la misma capaci­dad que el hombre. Por ende tiene el derecho de estudiar, trabajar y aportar a la familia y a la sociedad, igual que el hombre. De esto han sido ejemplo: Luisa Capetillo, Mariana Braccetti, Lolita Lebrón, Blanca Canales, Lola Rodríguez de Tío, Margot Arce de Vázquez, Nilita Vientos, Isabel Rosado Morales, Juanita Ojeda, entre otras.
Es triste y lamentable que al principio del siglo 21, tengamos hombres pensando de esa manera. Varones que no desean reconocer los derechos de la mujer. Indi­viduos que desean negarle a la mu­jer la oportunidad de estudiar y pre­pararse para aportar sus talentos a la sociedad donde viven y luchan cada día.
Sin embargo, les queremos recordar a todos los que piensan como él lo siguiente: la clase traba­jadora está compuesta por un 52 % de mujeres, la mujer está activa en la lucha sindical de nuestro país, en la política, (sobre todo para lograr la libertad de nuestra patria) en la lucha de las comunidades para ofrecerles a sus hijos una vida mejor. Una vida donde no sean discrimina­dos por el lugar donde nacieron, en­tre otras cosas.
Margot Arce de Vázquez
Como podemos ver, no es fácil; sin embargo, hasta ahora no­sotras lo hemos logrado y hemos sido exitosas. No podemos olvidar que hemos tenido que enfrentar y librar muchas batallas. Los obs­táculos en el camino recorrido por nosotras, han sido muchos pero los hemos ido venciendo poco a poco. Los machistas no han escatimado en hacernos la vida difícil pero tenemos voluntad y lo superamos.
Cuando la mujer alcanza sus metas muestra su tesón, su cría de mujer guerrera y luchadora y sirve de ejemplo a otras que necesitan es­timulo.
La educación que reciben hoy las adolescentes no les ayuda a que aspiren a una profesión, corta o larga. La sociedad y los problemas personales, a muchas de ellas, le lle­van al embarazo, lamentablemente, a los 15 o 16 años. Para algunas, esa es la puerta de su independen­cia. Luego de enfrentar su ver­dadera realidad no saben qué hacer.
En muchos casos deciden seguir es­tudiando y logran su diploma. Otras buscan las ayudas del gobierno y se quedan cuidando a sus retoños. Hijos e hijas que a veces son mal­tratados porque su mamá no tiene las herramientas o la ayuda para romper las cadenas del maltrato que ella también experimenta.
No pretendemos penalizar a la mujer, solo tratamos de que antes de tener hijos lo piensen, lo analicen porque, en la mayoría de los casos, tendrán que luchar solas por ellos. Nuestra sociedad le exige más a la mujer que al hombre, haciéndola responsable de educar a sus hijos y darles un hogar, entre otras cosas. Entendemos que esto es discrimina­torio y estamos trabajando para que se hagan cambios.
Sabemos que cuando logra­mos nuestras metas educativas y nuestras metas personales estamos aportando para mejorar nuestra calidad de vida. Dándole a nues­tros hijos un hogar donde se le in­culquen y se fortalezcan los valores éticos cada día, para tener la segu­ridad de que progresivamente haya menos hombres que piensen como el senador, y más ciudadanos que valoren la mujer como tiene que ser. Recordemos compañeros y com­pañeras, que la responsabilidad está en nuestras manos.
¡QUE VIVA LA MUJER, QUE VIVA!
 
 
Agradecemos la invitación de la Coalición 8 de Marzo a traba­jar en este esfuerzo de lucha y edu­cación a nuestro pueblo. Es un honor para nosotros el recono­cimiento público que nos hacen como el único y verdadero Partido Nacionalista de Puerto Rico- Movimiento Libertador. Aprove­chamos estas líneas para reiterar, públicamente, nuestro compromiso de trabajo para con este organismo como parte del desarrollo del pro­ceso unitario de lucha patriótica que se está gestando en Puerto Rico.



 *Pedro Albizu Campos

 



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada