NACIONALISMO: La Patria organizada para el rescate de su SOBERANIA

PARTIDO NACIONALISTA DE PUERTO RICO
MOVIMIENTO LIBERTADOR

miércoles, 28 de mayo de 2014

COYUNTURA DELICADA PARA PUERTO RICO

por Jesús Davila


El Servicio de Investigaciones Criminales de la Armada de Estados Unidos (NCIS) busca que el Gobierno de Puerto Rico arreste a sospechosos de haber participado de un ataque armado a una instalación naval estratégica ocurrido en 1979, según el periódico Stars and Stripes, pero el Departamento de Justicia de esta pequeña nación dice no saber nada del asunto.
De acuerdo al informe, NCIS identificó desde hace años a dos de los tiradores que mataron dos e hirieron diez en un ataque a una base del sistema ECHELON en Sabana Seca, al oeste de San Juan, pero en Puerto Rico no se les aceptaron las pruebas que presentaron, por lo que un grupo de la agencia se propone viajar otra vez a esta colonia estadounidense para tratar de convencer a las autoridades puertorriqueñas.
 
El renovado requerimiento se divulga en un momento de debilidad extrema para el gobierno autonomista, que se enfrenta a una crisis económica y política de perfiles inéditos, lo que afecta sus posibilidades reales para resistir a la Armada de EEUU en una nueva confrontación. Así ha quedado demostrado con las cifras estadísticas recopiladas por el Estado.
A pesar de la reducción de más de 20 por ciento en el denominado “grupo trabajador” en siete años –de 1.450.000 en 2007 a 1.148.000 en 2014- dicha baja no ha servido para aumentar la tasa de participación laboral. Por el contrario, la tasa de participación llegó a 39,9 por ciento en abril, la primera vez que baja tanto en toda la historia del régimen autonomista denominado Estado Libre Asociado, según consta en la base de datos laborales revisada mes a mes desde 1970 y las bases estadísticas previas recopiladas por el Departamento del Trabajo.
De hecho, desde 1950 por lo menos, cuando la tasa de participación era de 55 por ciento, se mantuvo una curva zigzagueante que a veces subía hasta 48 y bajaba hasta 42, pero nunca por debajo de 40 por ciento.
 
El director del Instituto de Estadísticas del Gobierno, Mario Marassi, dijo con alivio en marzo pasado que “llama la atención cómo la tasa de participación nunca bajó por debajo de 40 por ciento”, para advertir de inmediato que “de haber ocurrido en realidad, Puerto Rico hubiera sido el único país en el mundo con esta distinción, peor que en países como Iraq, Jordania, Bosnia y Palestina”.
Las palabras del doctor Marassi se convirtieron en realidad apenas un mes después, cuando la estadística de empleo total se marcó en 994.000 y así cruzó, hacia abajo, la barrera del millón de empleos, otra cifra inédita. Los años sostenidos de crisis desde el retiro de los privilegios tributarios por parte de EEUU a las inversiones de capital estadounidense en Puerto Rico en 2005 y el cierre parcial del Estado en 2006, han tenido un efecto tal que los 250.000 puestos de trabajo creados en los 16 meses de gobierno autonomista se han anulado con la pérdida de cerca de 300.0000 empleos en el mismo período.
Esas bajas han ayudado a que continúe la acumulación de pérdidas netas de miles y miles de empleos en todos los renglones durante la prolongada crisis.
Así las cosas, el Gobierno está a la merced de los inversionistas aventureros de Wall Street, pues el nivel del crédito ha sido bajado al nivel conocido como “basura”, por lo que la capacidad para resistir cualquier presión del Gobierno estadounidense –en este caso de la Armada- está muy degradada, si es que existe.
 
La última participación notoria de un gobierno autonomista en la represión contra el independentismo fue en 2005, cuando el Gobierno de Puerto Rico cooperó con el Buró Federal de Investigaciones (FBI) en una operación que era oficialmente para arrestar al comandante general del Ejército Popular Boricua, Filiberto Ojeda Ríos. En aquella operación, un francotirador del grupo comando que asaltó la casa hirió al veterano comandante de los Macheteros y luego le dejaron morir desangrado, lo que motivó que desde entonces el Gobierno puertorriqueño se esforzara en distanciarse de los hechos.
 
Esta vez, el pedido sería para que el propio gobierno puertorriqueño tome el papel protagónico en la labor de capturar personas que forman parte o han sido del sector militar clandestino del independentismo.
El comunicado oficial de NCIS al que hace referencia la nota periodística es el relato de la confesión de uno de los participantes en los hechos sangrientos de Sabana Seca, que se produjo este año en un tribunal en Nueva York. La declaración no hace referencia sobre el pedido al gobierno puertorriqueño para más arrestos.
 
Donde aparece ese aspecto es en la nota publicada por Stars and Stripes, que sirve a las fuerzas armadas y mantiene una línea editorial independiente, en el que se reproduce la crónica del reportero Jim Schoettler, del Mayport Mirror, de Jacksonville, donde está la base de la oficina de campo de NCIS con jurisdicción sobre el Caribe.

“El Departamento de Justicia de Puerto Rico no ha encontrado ninguna evidencia hasta el momento de que la Marina de EEUU haya intentado presentar pruebas sobre esos hechos”, declaró en reacción a esa noticia el fiscal Alberto Valcárcel, jefe de la división de Integridad Pública a través de un portavoz del Palacio de Santa Catalina, sede de la gobernación.
La encrucijada actual se presenta similar a cuando la crisis económica de los años treinta del siglo pasado fue marco para el ahondamiento del proceso de ruptura de los autonomistas con los independentistas que se había iniciado en 1920 y que tuvo uno de sus puntos culminantes con la rebelión de 1950 y las oleadas represivas que le sucedieron.
 
En aquellos años, la jefatura autonomista buscaba el apoyo de Washington para sacar al país del desastre económico y obtener reformas políticas, para lo que logró primero una alianza con las clases populares y luego usó las fuerzas armadas y los arrestos masivos para enfrentar al Partido Nacionalista y al Partido Independentista Puertorriqueño.

NCM-SJ-26-05-14-08
 
NCM Noticias es un sistema global de distribución informativa que no está afiliado a
ningún otro interés, sea económico, institucional o político, ni es subsidiario de organización, entidad o gobierno alguno. La Política editorial de NCM Noticias es exclusivamente la difundida en sus editoriales y promueve el pacifismo, la justicia y la libertad de los pueblos sin ataduras doctrinales. Los medios, agencias y demás sistemas que difunden notas de NCM Noticias lo hacen con completa libertad y tienen sus propios puntos de vista y sus propias políticas editoriales.
 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada